cara_oculta_marcas

Hace unos años, un periodista francés se infiltró en los almacenes de Amazon durante la campaña de Navidad. Era uno de los trabajadores extras temporales que el gigante de la distribución fichaba para reforzar el centro logístico que tenía en Montélimar. El periodista había dado el paso tras intentar hablar con los trabajadores de la compañía y no lograr que ninguno le contase qué ocurría en el interior y cómo eran sus condiciones de trabajo.

Seguir leyendo